El Ministerio Pop

Desde el primer capítulo, El Ministerio del Tiempo ha creado una bola de nieve de atención en las redes y fuera de ellas. La sorpresa del éxito ha sido muy amplia debido al género: aventuras de corte fantástico. No es lo más habitual en una producción española.

A mí me ha llamado particularmente la atención una de las características de su éxito, y es la capa histórica y cultural. ¿Cómo es posible que una serie que ni es histórica ni pretende pedagogía, logre en España que personajes históricos habitualmente coñazos sean Trending Topic o cuadrupliquen las visitas de sus entradas de Wikipedia tras la emisión -y hablamos de un target amplio pero con mucha gente joven-? ¿O que profesores de secundaria estén adoptando la metáfora de la serie (el ministerio y las puertas) para introducir la historia a sus alumnos?

Ahí entra el componente pop de la serie. El Ministerio del Tiempo entrelaza mil y una referencias culturales. No da un trato distintivo a la historia. En este país la historia ha sido durante tanto tiempo sinónimo de garrote político o ideológico que muchos han asumido que no sirve para otra cosa que para bronca, algo que la ha hecho ajena para las últimas generaciones (en las que flota la vaga idea de que empieza a partir de la Guerra Civil).

Unos pocos sostienen -de ambos lados de la cuerda- que así es también en este caso, prueba de lo difícil que es ver la historia de otra manera. Pero para la mayoría, medios de amplio espectro ideológico incluidos, El Ministerio del Tiempo pasea por la historia indiferente y en ocasiones burlona de esos tabúes. Evidentemente todo se cuenta desde el prisma personal de sus creadores, pero la serie es sincera en su vocación de entretener y emocionar.

El Ministerio del Tiempo no pretende enseñar historia, y quizá por eso la ha vuelto tan interesante. Es un atrezzo sugerente para la narración dramática. En ocasiones nos hace sentir el atrezzo, pero nos invita a conocerlo afuera. Es algo de lo que deberían tomar nota muchos creadores que acostumbran demasiado de dirigirse al mismo target con ceguera y paternalismo. El éxito de esta serie y el efecto que está generando demuestran que no hace ninguna falta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s